Reunificar Préstamo con una Entidad Financiera  O pedir un Préstamo con un Capital Privado

Este tipo de duda  genera cierta preocupación a la hora de solicitar ayuda financiera,  porque tienen sus desventajas y ventajas. Claro ambas ofrecen soluciones monetarias pero trabajan de diferentes maneras. Por eso es recomendable comparar: ¿Qué son? y ¿Que ofrecen cada una de ellas?.

  • Entidad Financiera o Banco: ellos trabajan con el termino Reunificar prestamos (agrupación de deudas para su cancelación en un solo monto) con unas tasas de amortización a un menor costo pero por mucho más tiempo pudiéndose ser años inclusive. También te dan la opción de tener un Fiador, solo en algunos casos, que te garantiza no perder la casa, y te da una segunda oportunidad en caso de no poder cancelar la deuda. El fiador está enterado de asumir la responsabilidad inmediatamente. Como desventajas tenemos la cantidad de tiempo que me llevaría pagar esa Reunificar préstamos con el banco. Y pagaría mucho más dinero en la totalidad de la deuda, esto en ocasiones podría ser el doble a solventar.

 

  • Capital privado: no trabaja para Reunificar préstamos,  solo es un intermediario antes de llegar a esa opción con el banco.  Es más cómodo porque no piden tantos requisitos para hacer una aprobación y trabajan de forma inmediata.  En ocasiones no piden garantía porque se amortiza en seis meses o en un año dependiendo de la elección. La cuota es muchísimo mayor porque no te dan tanto tiempo para cancelarla, así que los intereses podrían resultar elevados. Utiliza la intuición en máximo nivel, ya que debes tener mucho cuidado si eliges esta opción, puesto que debes buscar una empresa que sea sólida y transparente, que no te engañen con letras pequeñas. Que te brinden confianza y que siempre esté a tu favor, es decir, que tú seas el beneficiado y no estés “vendiendo  tu alma” al mejor postor.

Estos son factores que debes tomar muy en cuenta,  y no andar tomando decisiones apresuradas que comprometan tu futuro o el de tu familia y así no estar sufriendo lamentaciones y clamores de la situación que podrías vivir. Todos los factores merecen ser estudiados y evaluados por ti y tu grupo familiar en conjunto.

Y considerar que ambas ofrecen soluciones financieras, una más atractiva que la otra, con ventajas o desventajas, pero son “soluciones” para aliviar la carga de las deudas que puedas tener. Sin embargo, debes crear un sentido de responsabilidad para no volver a caer en deudas futuras que podrían dañar el bienestar económico familiar.