Como revisar bien los amortiguadores

Siempre será fundamental que la suspensión de tu vehículo esté en buen estado para mantener un buen nivel de seguridad en el coche. En todo caso, los mejores repuestos los puedes comprar en los desguaces de coches online, si quieres ahorrar dinero y reparar cualquier avería de tu coche.

Pero, es probable que no sepas cuándo es el mejor momento para hacer el cambio de los amortiguadores. Por este motivo, te he preparado este post, con la finalidad de que puedas aprender a revisarlos y determinar si están en buen estado o si ameritan un cambio.

Consejos para la revisión de los amortiguadores

Revisar los amortiguadores de tu vehículo puede resultar realmente sencillo, lo único que tienes que hacer es seguir estos consejos básicos:

Estado visual de los amortiguadores

Lo primero que puedes hacer es verificar el estado de los amortiguadores de forma visual, para que así puedas verificar que se encuentren en buen estado. No pueden estar llenos de óxido porque esto puede hacer que se disminuya su eficiencia.

Por otra parte, tampoco pueden tener ningún tipo de fugas de aceite, porque esto causará que pierdan funcionalidad. Por este motivo, verificar que estén en buen estado será algo básico para que puedas conseguir un buen rendimiento en los mismos.

Estabilidad del coche

La estabilidad es otro punto fundamental que debes tener en consideración, en especial porque esta se puede ver mediante una observación de las defensas del coche. Debes aparcar el coche en un lugar completamente plano y proceder a observarlo a una distancia prudente para ver en su totalidad el coche.

Observa la línea que se forma entre las defensas del coche y el pavimento, la cual debe ser completamente paralela. Si el coche se inclina hacia algún lado en específico significará que el amortiguador está en mal estado y por este motivo tendrás que hacer el cambio de ambos.

Prueba del rebote

La prueba del rebote es otra prueba importante que debes tener en cuenta, en especial porque te permitirá determinar si los amortiguadores están en buen estado. Para hacerla, bastará con ejercer presión sobre la carrocería hasta que esta descienda y luego soltarla.

Observa bien el movimiento que realizará el coche para volver a su posición original, y si es un solo movimiento los amortiguadores estarán en buen estado. Por el contrario, si el coche da varios rebotes hasta volver a su posición original, tendrás que hacer el cambio de los amortiguadores de inmediato.